8 Comments
May 15, 2021Liked by Samuel Gil

En un canal de YT que nada tiene que ver con esto (Garaje hermético) el conductor, hablando de curvas, cita a su padre con una frase deliciosa que, creo, está emparentada un poco con este artículo tan bueno: «a donde miras es donde terminas yendo».

Expand full comment
May 16, 2021Liked by Samuel Gil

Muy buen artículo, Samuel. Interesantísimo.

Expand full comment

Hay marcas con nombres tan horribles como "El corte inglés" que con la cantidad de dinero suficiente parecen bonitas.

¿El dinero llama al dinero?

Artículo TOP.

Expand full comment

Felicidades por este articulazo!

Expand full comment

Felicidades por el artículo. Explicado de forma sencilla y profunda.

Expand full comment

Lei a Soros hace muchos años, el poso que me quedó, y por el que aún lo recuerdo, es más cercano al sesgo de profecía autocumplida que a la complejidad del efecto Reflexivo que has resumido tan bien.

A finales del siglo XX Soros era una especie de Taleb. Sigue siendo un referente.

Gracias por traerlo de nuevo y compartir tu reflexión.

Expand full comment

Venía a aportar la misma idea que Luis:

La profecía autocumplida, ej: Apple dice que va a sacar X producto, todos los medios le dan un bombo increíble, los desarrolladores se animan porque saben que va a ser un éxito, con lo que hay más apps para ese producto, al haber más apps hay más oferta para atraer a más clientes, … con lo que se forma un flying wheel.

Al final son conceptos relacionados.

Hay muchos casos de profecía autocumplida que generan tracción/flying wheels y les hacen ganar mercado, los americanos son muy buenos en esto.

Expand full comment

Creo que he entendido el método para convertirme en el siguiente Soros.

Mi visión del mundo es (i) parcial (en el mundo occidental donde vivo la disidencia informativa acabará siendo delito, sólo se escuchan los ecos del mensaje único) y (ii) distorsionada (tal vez consecuencia de esa parcialidad, mi cerebro pretende sin éxito rellenar los huecos que quedan entre esas piezas inconexas).

Por ello, a partir de ahora no voy a tomar decisiones basadas en el conocimiento sino en el azar. De esa manera, dentro del ámbito sobre el que tengo cierta influencia, y gracias a esa profecía autocumplida que también me venía a la cabeza mientras leía el post, mis decisiones cada vez van a tener mayor influencia, afectando a más y más personas hasta que mi poder sea tal que pueda restringir el acceso a cierta información o inundar con un determinado mensaje todos los canales disponibles de tal forma que vuestra visión del mundo sea tan parcial y distorsionada como desee y así influir en cómo debe ser el mundo y qué debéis hacer con vuestras vidas.

Información, esa es la clave, información única (de la que nadie más dispone), a tiempo (antes de que otros tengan acceso) y veraz (no puedo contrastar sin levantar sospechas) es todo cuanto necesita un humilde especulador para convertirse en un ser de luz respetado y temido a partes iguales.

Pensándolo mejor, me quedo como estoy.

Expand full comment